¿Son los pensamientos la realidad?

MS psicologos Adultos, Psicología positiva Deja un comentario   , , , , , ,
pensamiento y realidad

Pensamiento y realidad

¿Qué son los pensamientos? ¿Cómo nos influyen en nuestro modo de interpretar la realidad?  ¿Manejamos a nuestros pensamientos o por lo contrario son ellos los que nos manejan?  ¿Son los pensamientos nuestra realidad?

Se define a los pensamientos como la actividad mental asociada con el procesamiento y la comprensión, y mediante los que se simplifican y ordenan el mundo.

Estamos continuamente generando todo tipo de pensamientos, tanto saludables como disfuncionales. Son éstos últimos los que afectan a la hora de interpretar de manera errónea una misma realidad. Estas percepciones y pensamientos distorsionados que realiza la persona acerca de sí mismo, del mundo y del futuro, lo llevan a desarrollar estados de ánimo disfuncionales como: fobias, depresión, problemas de autoestima, etc.

¿Cómo combatimos estos pensamientos disfuncionales?

Es aquí donde recae el principal error. Nos pasamos el tiempo intentando eliminar estos pensamientos automáticos, sin embargo resulta más beneficioso adoptar una perspectiva más experiencial, enfatizando la importancia de cambiar la relación con la experiencia interna (sensaciones, cogniciones o emociones) a través de la aceptación, en lugar de pretender eliminarla o modificarla. De esta manera, podemos llegar a sacar gran provecho de nuestros pensamientos si aprendemos a observarlos, a comprender cómo funciona y a dirigirlos hacia la creatividad.

Este enfoque sobre como vivenciar la realidad hace referencia a lo que se conoce como mindfulness o meditación vipassana.

El mindfulness pretende centrar la atención en las experiencias internas que están teniendo lugar en este momento. Pararnos y preguntarnos “¿qué me está pasando ahora?” para de este modo percibir las sensaciones, emociones y pensamientos que están presentes con una actitud de observar sin juzgar. Se trata simplemente de reconocer la experiencia, ya sea ésta agradable o desagradable, con una actitud de aceptación.

Una vez podamos reconocerlos, el siguiente paso trata sencillamente de no seguirlos. No seguir los pensamientos significa que no hay que intentar detenerlos, ni eliminarlos. Si los pensamientos no se siguen, ni se alimentan, se disuelven. Entonces, se puede volver a un estado de calma y descansar en la experiencia directa del momento presente.

El mindfullnes no está encaminado a cambiar pensamientos distorsionados, sino a facilitar la comprensión de la persona sobre el papel de los pensamientos en los cambios de estado de ánimo, sobre cómo éstos nos influyen en nuestras emociones.

Si comenzamos a practicar una actitud de distancia respecto a nuestra experiencia interna, veremos que los pensamientos no son los hechos. Los pensamientos son como nubes que pasan por la mente, igual que las nubes pasan por el cielo.

Es notable lo liberadora que es la experiencia de poder ver que tus pensamientos son solo pensamientos y no son tú ni tu realidad… El simple acto de reconocer tus pensamientos como simples pensamientos puede liberarte de la realidad distorsionada que a menudo crean y permitir una visión más clara y una sensación de mayor flexibilidad en tu vida.

Estamos creando un nuevo hábito, una nueva forma de estar en el mundo, en el aquí y ahora. Una nueva forma de refugiarnos en nuestro presente, en lo que somos, en lo que sentimos, en lo que vemos y olemos… y no en una espiral incesante de pensamientos. Esta capacidad nos da la oportunidad de comenzar a interesarnos por lo que realmente está pasando en el momento presente ya que nos hacemos más conscientes.

Lo que ocurre es que antes había innumerables pensamientos fluyendo por la mente, sin tener conciencia de ellos y sin poder reconocerlos.

Darnos cuenta, ser consciente de ello, puede cambiarnos la vida. Por tanto, no dejes que tus pensamientos condicionen tu realidad.

Si para ello necesitas ayuda, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo de psicólogos. Podemos ayudarte mediante consulta presencial, o a distancia (mediante consulta online por Skype).
Un saludo.

Añadir un comentario