Juego patológico

El juego patológico está clasificado dentro de los trastornos del control de los impulsos.

Según el DSM-IV-TR, una persona sufre juego patológico si cumple los siguientes criterios:

  1. Comportamiento de juego desadaptativo, persistente y recurrente, como indican por lo menos, cinco o más de los siguientes síntomas:
  • Preocupación por el juego (por ejemplo, preocupación por revivir experiencias pasadas de juego, compensar ventajas entre competidores o planificar la próxima aventura, o pensar formas de conseguir dinero con el que jugar)
  • Necesidad de jugar con cantidades crecientes de dinero para conseguir el grado de excitación deseado.
  • Fracaso repetido de los esfuerzos para controlar, interrumpir o detener el juego.
  • Inquietud, irritabilidad cuando intenta interrumpir o detener el juego.
  • El juego se utiliza como estrategia para escapar de los problemas o para aliviar sentimientos negativos.
  • Después de perder dinero en el juego, se vuelve otro día para intentar recuperarlo.
  • Se engaña a los miembros de la familia, terapeutas u otras personas para ocultar el grado de implicación con el juego.
  • Se han arriesgado o perdido relaciones interpersonales significativas, trabajo y oportunidades educativas o profesionales debido al juego.
  • Se confía en que los demás proporcionen dinero que alivie la desesperada situación financiera causada por el juego.

 

2. El comportamiento de juego no se explica mejor por otro trastorno mental, como un episodio maníaco.