Trastorno límite de la personalidad

Según el libro diagnóstico DSM-IV-TR, una persona padece trastorno límite de la personalidad si se cumplen los siguientes criterios:

Un patrón general de inestabilidad en las relaciones interpersonales, la autoimagen y la afectividad, y una notable impulsividad, que comienzan al principio de la edad adulta y se dan en diversos con­textos, como lo indican las siguientes características.

  • Esfuerzos frenéticos para evitar un abandono real o imaginado.
  • Relaciones interpersonales inestables, e intensas caracterizado por la alternancia entre los extremos de ideali­zación y devaluación
  • Alteración de la identidad: autoimagen o sentido de sí mismo acusada y persistentemente inestable
  • Impulsividad en al menos dos áreas, que es potencialmente dañina para sí mismo (p. ej., gastos, sexo, abuso de sustancias, conducción temeraria, atracones de comida).
  • Comportamientos, intentos o amenazas suicidas recurrentes, o hacerse cortes en la piel.
  • Inestabilidad afectiva debida a rápidos cambios en el estado de ánimo (p. ej., episodios de intensa disforia, irritabilidad o ansiedad, que suelen durar unas horas y rara vez unos días)
  • Sentimientos crónicos de vacío
  • Ira inapropiada e intensa o dificultades para controlar la ira (p. ej., muestras frecuentes de mal genio, enfado constante, peleas físicas recurrentes)