Trastorno narcisista de la personalidad

Según el libro diagnóstico DSM-IV-TR, una persona podría sufrir el trastorno narcisita de la personalidad si cumple los siguientes criterios:

Un patrón general de grandiosidad (en la imaginación o en el comporta­miento), una necesidad de admiración y una falta de empatía, que empiezan al principio de la edad adulta y que se dan en diversos contextos como las siguientes características:

  • Tiene un grandioso sentido de autoimportancia (p. ej., exage­ra los logros y capacidades, espera ser reconocido como supe­rior, sin unos logros proporcionados)
  • Está preocupado por fantasías de éxito ilimitado, poder, bri­llantez, belleza o amor imaginarios
  • Cree que es «especial» y único y que sólo puede ser compren­dido por, o sólo puede relacionarse con otras personas (o ins­tituciones) que son especiales o de alto status
  • Exige una admiración excesiva
  • Es muy pretencioso, por ejemplo, expectativas irrazonables de recibir un trato de favor especial o de que se cumplan auto­máticamente sus expectativas
  • Es interpersonalmente explotador, por ejemplo, saca prove­cho de los demás para alcanzar sus propias metas
  • Carece de empatía: es reacio a reconocer o identificarse con los sentimientos y necesidades de los demás
  • Frecuentemente envidia a los demás o cree que los demás le envidian a él
  • Presenta comportamientos o actitudes arrogantes o soberbios