Trastorno autista

Autismo

 

El trastorno autista forma parte de los trastornos generalizados del desarrollo (TGD).

A continuación describimos las principales características del autismo, adaptadas del DSM-IV-TR:

 

 

Dificultades en las relaciones sociales

  • Importante alteración en la conducta no verbal como contacto ocular, expresión facial, posturas corporales y gestos en las relaciones interpersonales.
  • Incapacidad para desarrollar relaciones adecuadas con compañeros de su edad y nivel de desarrollo.
  • No comparte sus intereses, ni enseña cosas que le gustan a personas queridas o de su entorno.
  • Ausencia de expresión emocional.

 

Alteración en la comunicación

  • Retraso o ausencia total del desarrollo del lenguaje oral (no acompañado de intentos para compensarlo  mediante modos alternativos de comunicación, tales como gestos o mímica)
  • Dificultad para iniciar o mantener una conversación con otros, en casos en los que sí existe el lenguaje.
  • Utiliza el lenguaje de manera repetitiva, personal y estereotipada.
  • No existe el juego simbólico imitando situaciones reales, en función a su edad de desarrollo.

 

Conducta repetitiva

Su comportamiento, sus intereses y actividades son repetitivos y estereotipados, como indican las siguientes características:

  • Muestra obsesión y preocupación por cosas fuera de lo habitual
  • Sigue rutinas poco comunes de forma inflexible.
  • Sacude o gira las manos o dedos, o realiza movimientos complejos de todo el cuerpo de forma espontánea y estereotipada.
  • Se preocupa mucho o se obsesiona con algunas partes de los objetos
  • Antes de los 3 años de edad se observa dificultades en las relaciones sociales, retraso en el desarrollo del lenguaje o dificultades para usar el lenguaje como forma de relacionarse. Además, hasta esa edad no se desarrollo o hay retraso en el juego simbólico o imaginativo.