Sadismo sexual

Según el DSM-IV-TR, una persona padece sadismo sexual si se dan los siguientes síntomas:

  • Durante un período de al menos 6 meses, fantasías sexuales recu­rrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamien­tos que implican actos (reales, no simulados) en los que el sufri­miento psicológico o físico (incluyendo la humillación) de la vícti­ma es sexualmente excitante para el individuo.
  • El individuo ha satisfecho estas necesidades sexuales con una per­sona que no consiente, o las necesidades sexuales o fantasías pro­ducen malestar acusado o dificultades interpersonales.