¿Cuáles son las fases del tratamiento cognitivo-conductual?

 

 

Trabajamos siguiendo una metodología científica.

  1. Fase de evaluación, el psicólogo recoge la información necesaria utilizando instrumentos como: la entrevista clínica, los autorregistros, cuestionarios o test psicológicos. Posteriormente, se devuelve la información al paciente, explicándole el origen, las causas y qué factores son los que mantienen la situación problemática en la actualidad y cómo podría mejorar.
  2. Fase de intervención: El terapeuta y paciente trabajan juntos para lograr los objetivos planteados en la fase anterior. El terapeuta ofrece las técnicas que son eficaces y se diseña el tratamiento. Esta fase es la principal del proceso terapéutico, y de ella va a depender la remisión de la sintomatología previa. La duración del tratamiento varía dependiendo de varios factores, como la motivación por solucionar el problema, la gravedad del mismo, la implicación en la terapia y el apoyo externo con el que cuente el paciente.

  3. Fase de seguimiento y prevención de recaídas: El problema principal ha mejorado y en esta fase las sesiones se distancian en el tiempo. El objetivo es que el paciente utilice sus propios recursos para prevenir o para manejar posibles síntomas en el futuro, es decir, que se acabe convirtiendo en su propio terapeuta.