Terapia Sistémica Breve

Terapia Sistémica

 

La Terapia Sistémica Breve está formada por un conjunto de procedimientos y técnicas de intervención dirigidas a ayudar a quienes solicitan consulta  (de forma individual, parejas, familias o grupos) a alcanzar sus objetivos en el menor tiempo posible.

Mediante la Terapia Sistémica Breve es posible trabajar tanto con un individuo, una pareja, una familia o parte de ella.

La Terapia Sistémica Breve es flexible y dinámica. Es un modelo práctico, económico, breve y altamente eficaz.

 

¿Cómo funciona la Terapia Sistémica Breve?

 

Se evalúan cuáles han sido las soluciones intentadas hasta ahora para resolver los problemas, puesto que se entiende que el malestar se mantiene porque la persona intenta resolver los conflictos con recursos que en realidad los perpetúan. Por tanto, el éxito de la terapia consiste en definir claramente cuál es el asunto a tratar por el paciente, qué es lo que desea solucionar y realizar una buena evaluación.

Se analizan los Patrones Interpersonales Problemáticos (PIP) y se busca establecer un Patrón Interpersonal Estable Satisfactorio (PIES). Es decir, el objetivo es que las personas vuelvan a recuperar el control de lo que le preocupa estableciendo nuevas metas. La terapia consiste en crear una pauta diferente a la que se utiliza hasta el momento para provocar un cambio y que los patrones de relación mejoren.

Esta terapia está indicada para psicosis, trastornos de conducta en niños y adolescentes, problemas de parejas, violencia, abuso sexual, depresiones, trastornos de la alimentación, adicciones, y temáticas de divorcio.