Terapia de Exposición

 

Terapia de exposiciónLa técnica de exposición en una técnica de carácter conductual y englobada dentro de los tratamientos cognitivo-conductuales eficaces.

La efectividad de la técnica de exposición está demostrada en los trastornos de ansiedad ante los que el paciente sufre un nivel muy elevado de malestar, inquietud y nerviosismo si se expone al estímulo que desencadena su temor y su miedo. Algunos trastornos ante los que se utiliza con efectividad esta técnica son en las fobias específicas, en la agorafobia y en el trastorno obsesivo compulsivo.

La utilidad de dicha técnica se basa en la hipótesis de que la reacción natural y biológica de toda persona ante un estímulo que provoca síntomas de ansiedad es evitar tal situación. Sin embargo, esta evitación conductual del estímulo temido alivia los síntomas de ansiedad en ese momento puntual y de forma temporal. Pero a largo plazo, la evitación es lo que mantiene el problema en el tiempo llegando incluso a generalizar la ansiedad a nuevas situaciones, provocando una mayor desadaptación y limitando cada vez más la calidad de vida del paciente.

En cambio, exponerse al estímulo que provoca los síntomas de ansiedad, de forma muy controlada, progresiva y gradual, es lo que a largo plazo soluciona el problema de fobia o de ansiedad. De esta forma el paciente puede afrontar la situación temida, adaptarse cada vez mejor a sus circunstancias y mejorar su calidad de vida.

Esto es lo que se conoce como técnica de exposición que se utiliza para reducir progresivamente los síntomas de ansiedad hasta eliminarlos.

 

Terapia de exposición y prevención de respuesta.

La técnica de exposición y prevención de respuesta es la técnica de elección en el tratamiento del trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y otros trastornos de ansiedad. En el caso del TOC, surgen determinados pensamientos intrusivos (obsesión) en la mente del paciente, que le lleva a sentir la necesidad de hacer algo que elimine o neutralice la ansiedad que siente (compulsión).

De esta forma, y siguiendo la misma explicación que mantiene los síntomas de ansiedad, mediante la técnica de exposición y prevención de respuesta, se expone al paciente de forma controlada y gradual a los estímulos que le producen los síntomas de ansiedad, evitando llevar a cabo la conducta hacer nada que le  haga evitar o reducir los niveles de ansiedad. Es decir, se expone al paciente a sentir la ansiedad que le provoca el estímulo o la situación sin realizar la compulsión que habitualmente lleva a cabo.

El objetivo será reducir o eliminar el sufrimiento y la ansiedad que le generan determinados objetos o situaciones relacionados con sus obsesiones, puesto que las compulsiones son las que mantienen el TOC a largo plazo.